Connect with us
Congreso del Estado de Michoacán

Dieta y Ejercicio

Aspartamo: el edulcorante que la OMS considera potencialmente cancerígeno

Published

on

Enviar Por:

El aspartamo es un edulcorante artificial que se usa para endulzar bebidas, dulces y otros productos alimenticios sin aportar calorías. Sin embargo, su consumo podría tener graves consecuencias para la salud, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué es el aspartamo y dónde se encuentra?

El aspartamo es una sustancia química que se obtiene a partir de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina. Se comercializa bajo diferentes nombres como Nutrasweet, Equal o Canderel y se encuentra en más de 6.000 productos alimenticios, especialmente en los etiquetados como “light”, “diet” o “sin azúcar”.

El aspartamo se usa como sustituto del azúcar porque tiene un poder edulcorante 200 veces mayor y no aporta calorías. Además, no produce caries ni altera los niveles de glucosa en sangre, por lo que se considera apto para diabéticos.

Sin embargo, el aspartamo no es estable al calor ni a condiciones ácidas o alcalinas, por lo que se descompone en otros compuestos como el metanol, el ácido aspártico, la fenilalanina y la diketopiperazina. Estos compuestos pueden tener efectos tóxicos en el organismo, especialmente en el sistema nervioso y en el ADN.

¿Qué dice la OMS sobre el aspartamo?

La OMS planea publicar dos nuevos informes sobre la seguridad del aspartamo el próximo 14 de julio. Uno de ellos será elaborado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (AIIC), que evaluará el posible efecto cancerígeno de la sustancia. El otro será realizado por el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, que proporcionará una evaluación de riesgos actualizada, en relación con la ingesta diaria aceptable de aspartamo y otros posibles efectos adversos de su consumo.

Estos informes seguirán a uno publicado por la OMS en mayo, que evidenció que los edulcorantes artificiales no ayudan con la pérdida de peso y que podrían estar relacionados con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura.

La OMS ha decidido revisar la seguridad del aspartamo ante las evidencias científicas que sugieren que podría ser un agente cancerígeno multipotencial, capaz de provocar tumores en diferentes órganos y tejidos. Estas evidencias provienen principalmente de estudios realizados en animales, que han mostrado que el aspartamo puede causar cáncer de cerebro, hígado, pulmón, riñón, vejiga, linfoma y leucemia.

Además, algunos estudios en humanos han encontrado una asociación entre el consumo de aspartamo y un mayor riesgo de cáncer cerebral, linfoma y leucemia, especialmente en niños y adolescentes.

¿Qué recomiendan los expertos sobre el consumo de aspartamo?

Los expertos recomiendan evitar o reducir al mínimo el consumo de aspartamo y otros edulcorantes artificiales, ya que no aportan ningún beneficio nutricional ni para la salud y podrían tener efectos nocivos a largo plazo.

En caso de consumirlos, se debe respetar la ingesta diaria aceptable (IDA) establecida por las autoridades sanitarias. La IDA del aspartamo es de 40 miligramos por kilogramo de peso corporal al día, según la Unión Europea, y de 50 miligramos por kilogramo de peso corporal al día, según la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.).

Esto significa que una persona de 60 kilos podría consumir hasta 2.400 o 3.000 miligramos de aspartamo al día, respectivamente. Sin embargo, esta cantidad podría superarse fácilmente si se consumen varios productos que contienen aspartamo, como bebidas, chicles, yogures, postres o medicamentos.

Por ello, se recomienda leer las etiquetas de los productos y elegir aquellos que no contengan aspartamo ni otros edulcorantes artificiales. También se aconseja optar por alimentos naturales y frescos, que no necesitan ser endulzados artificialmente y que aportan nutrientes esenciales para la salud.

¿Qué alternativas hay al aspartamo?

Existen otras opciones más saludables para endulzar los alimentos y las bebidas sin recurrir al aspartamo ni a otros edulcorantes artificiales. Algunas de ellas son:

  • El azúcar moreno o integral, que conserva parte de la melaza y los minerales del azúcar de caña o de remolacha y tiene un sabor más intenso y aromático.
  • La miel, que es un producto natural con propiedades antibacterianas, antioxidantes y antiinflamatorias. Además, contiene vitaminas, minerales y enzimas que favorecen la digestión y el sistema inmunológico.
  • El sirope de agave, que se obtiene del jugo de la planta del mismo nombre y tiene un alto poder edulcorante. Es rico en fructosa, por lo que se debe consumir con moderación.
  • La stevia, que es una planta originaria de Sudamérica que tiene un sabor muy dulce y no aporta calorías. Se puede usar tanto en forma de hojas secas como de extracto líquido o en polvo.
  • El xilitol, que es un alcohol de azúcar que se encuentra en algunas frutas y verduras y que tiene un sabor similar al azúcar. No afecta a los niveles de glucosa en sangre ni produce caries, pero puede causar molestias digestivas si se consume en exceso.

Estas alternativas al aspartamo son más naturales y saludables, pero también se deben consumir con moderación y dentro de una dieta equilibrada y variada.

Conclusión

El aspartamo es un edulcorante artificial que podría ser potencialmente cancerígeno, según la OMS. Su consumo no aporta ningún beneficio para la salud ni para el control del peso y podría tener efectos adversos a largo plazo. Por ello, se recomienda evitarlo o reducirlo al mínimo y optar por otras opciones más naturales y saludables para endulzar los alimentos y las bebidas.

Si quieres saber más sobre el aspartamo y sus riesgos para la salud, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

También puedes leer otros artículos interesantes sobre nutrición y salud en nuestro portal mizitacuaro.com:

Más leídas